La ciudad amanece con las calles desiertas y los comercios cerrados, salvo los de alimentación y primera necesidad.

La Plaza Mayor de Madrid a primera hora de la mañana, este sábado. El plan de choque permitirá abrir a establecimientos de alimentación como fruterías, carnicerías, pescaderías, panaderías, además de farmacias, gasolineras, estancos, quioscos y supermercados, entre otros.